Las Recetas


Baklava, dulce de membrillo y helado de queso tetilla

Lucie Barthélémy


INGREDIENTES

Para la masa de baklava:

  • 300 g de harina de trigo
  • 150 g de mantequilla
  • 80 ml de agua
  • Una pizca de sal

Para el relleno:

Para decorar:

  • Nueces
  • Un huevo batido (opcional)

Para el sirope:

  • 150 g de miel de castaño gallego
  • Extracto de vainilla
  • 100 ml de agua

Para el helado:

  • 225 g de queso tetilla
  • 400 ml de nata para montar
  • 170 g de leche condensada azucarada
  • 40 g de miel de castaño
  • Extracto de vainilla
  • 50 g de dulce de membrillo Helios

Para emplatar:

  • Miel de castaño
  • Granada

PREPARACIÓN

Preparar el helado:

Poner el queso en trozos en un cuenco con la nata y calentar un minuto en el microondas. El queso tiene que estar blando, no derretido del todo.

Añadir la leche condensada, una cucharita de extracto de vainilla y la miel.

Triturar con una batidora de brazo y reservar en la nevera hasta que la mezcla se haya enfriado.

Luego dejarla mantecar en una heladera y verter el helado en un contenedor hermético.

Decorar la superficie con trocitos de dulce de membrillo Helios y guardar en el congelador.

Sacar el helado 20 minutos antes de servirlo para segurar que esté blando.

 

Preparar la masa de baklava:

Mezclar la harina con la mantequilla cortada en dados, la sal y el agua.

Formar una bola y dividirla en 7 porciones. Reservarlas en la nevera mientras se prepara el relleno.

 

Para el relleno:

Mezclar las nueces con la canela y cortar el dulce de membrillo Helios en daditos.

Precalentar el horno a 210ºC.

Estirar cada porción de masa con la ayuda de un rodillo y sobre el plan de trabajo enharinado, hasta formar cuadrados de algo más de 20 cm de lado.

Disponer tres cuadrados en el molde (cuadrado y de 20 cm de lado).

Verter la mitad del relleno de nueces y del dulce de membrillo sobre las tres capas de masa y cubrir con una capa de masa.

Verter la segunda mitad del relleno y del dulce de membrillo y acabar con las tres capas de masa restantes. Si queréis podéis pintar con un huevo batido.

Decorar con las nueces, cortar en cuadrados y hornear durante 30 minutos a 210ºC.


Preparar el sirope:

Calentar la miel, el agua y el extracto de vainilla hasta que llegue a hervir.

Dejar hervir un minuto antes de verter el sirope sobre el baklava recién salido del horno. Lo va a absorber poco a poco.

Dejar el pastel enfriar y conservarlo a temperatura ambiente.

Servir el baklava con el helado, un poco de miel y semillas de granada.

Bon appétit!