Las Recetas


Blueberry cheesecake rolls

Ainhoa Máximo Solís


INGREDIENTES

  • Para la masa de los rollitos: 120 ml de leche
  • Diez gramos de levadura fresca de panadería
  • Un huevo
  • 80 gramos de mantequilla pomada a temperatura ambiente
  • 50 gramos de azúcar blanco
  • 330 gramos de harina de fuerza
  • Una cucharadita de sal
  • Para el relleno de queso y arándanos: 140 gramos de queso crema
  • Cinco cucharadas de mermelada de arándano Helios
  • Dos cucharadas de azúcar blanco
  • Para el glaseado de queso y arándano: cuatro cucharadas de queso crema
  • Cuatro cucharadas de leche
  • Dos cucharadas de azúcar glass
  • Mermelada de arándano Helios
  • Arándanos naturales

Instrucciones:

 

Preparación de la masa de los rollitos y el relleno de queso y arándanos

Para la masa:

Paso 1

Ponemos la leche en un bol y metemos en el microondas unos 15-20 segundos para calentarla hasta que esté templada. Añadimos la levadura fresca de panadería a trocitos y con una cuchara removemos para que se disuelva totalmente. Volcamos esta preparación en el bol de nuestra amasadora

Paso 2

Vamos añadiendo los demás ingredientes, uno a uno. Empezamos por el huevo y, cuando se haya integrado, vamos añadiendo la mantequilla pomada y el azúcar

Paso 3

Con ayuda de una cuchara, y sin parar nuestra amasadora/robot, vamos incorporando la harina. La masa se irá unificando y espesando de manera progresiva

Paso 4

Por último, incorporamos la sal y seguimos amasando

Truco/Consejo: si realizamos esta preparación con ayuda de un robot o amasadora, es importante utilizar el gancho para masas, así conseguiremos formar bien la bola, sin añadir aire innecesario a nuestra masa. También existe la posibilidad de realizar la masa a mano, para ello, seguiremos el mismo paso a paso pero mezclando los ingredientes con las manos dentro de un bol

Paso 5

Debemos amasar hasta obtener una bola lisa, suave y elástica. Amasamos aproximadamente durante diez minutos, hasta que veamos que la masa está perfectamente unida y nada pringosa

Paso 6

Engrasamos otro bol con un poco de aceite y metemos la bola de masa dentro. Tapamos con un poco de papel film también engrasado con aceite y dejamos levar durante un mínimo de una hora. El levado estará listo cuando la masa haya doblado completamente su volumen

Truco/Consejo: los tiempos de levado varían mucho según la temperatura y el lugar. Lo apropiado es dejar la masa tapada en un lugar caliente/templado de casa e ir controlando como va el levado. Existen dos trucos para controlar el levado y acelerarlo o frenarlo. Para acelerar el tiempo de levado, con seguridad de que la masa no se estropeará, encendemos el horno a 50 grados durante diez minutos. Pasado este tiempo, apagamos el horno y metemos el bol con la masa dentro durante una hora (u hora y media, aproximadamente). A partir de los 50 minutos, vamos controlando cómo va.

Para frenar (no parar) el levado, tapamos la masa con el papel film y la metemos en la nevera. El frío hará que la levadura actúe más lentamente. Podemos alargar este frenado hasta 12 horas, por ejemplo, si hacemos la masa la noche anterior y queremos hornear los rollos a la mañana siguiente. Para ello, sacaremos el bol de la nevera, veremos si ya ha levado suficiente o no, y dejaremos a temperatura ambiente hasta que se te atempere y pierda el frío. Si ya ha doblado su volumen, podremos estirarla, si no, dejaremos un rato a temperatura ambiente para que acabe de crecer

Paso 7

Cuando la masa esté lista, totalmente doblada, precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo. En la bandeja del horno, colocamos un papel de horno

Paso 8

Enharinamos ligeramente la superficie de trabajo. Desgasificamos la masa con cuidado, es decir, apretando ligeramente la superficie con los dedos y la sacamos del bol

Paso 9

Con el rodillo, extendemos la masa a un grosor de unos cuatro milímetros. Debemos estirarla formando un rectángulo, bastante más largo que ancho (unos 50×35 centímetros)

 

Para el relleno:

Paso 1

Vamos colocando el queso crema encima de la masa estirada y con una espátula vamos extendiendo de manera uniforme, cubriendo por completo la masa

Paso 2

Hacemos lo mismo con la mermelada de arándano

Paso 3

Por último, repartimos el azúcar y apretamos ligeramente para que se integre con todo el relleno

Paso 4

Enrollamos la masa por el lado más largo, formando un rollo relleno bastante largo, con cuidado de que no se salga nuestro relleno. Vamos cortando en porciones de unos cuatro o cinco centímetros, o del tamaño que nos guste

Truco/Consejo: si al cortar los rollos notamos que el relleno y la masa están blandos, podemos pasarlo a una bandeja y meterlo en la nevera para que coja un poco más de cuerpo. Es opcional, ya que con cuidado y paciencia no hace falta hacer este paso, y se pueden formar los rollos perfectamente

Paso 5

Colocamos los rollos encima del papel de horno que previamente hemos puesto en la bandeja. Debemos dejar un espacio entre los rollitos, ya que en el horneado crecen y pueden engancharse unos con otros

Paso 6

Horneamos durante 30-35 minutos, hasta que se doren ligeramente por toda su superficie. Al levantarlos del papel de horno, tenemos que ver que la base también está dorada

Paso 7

Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla

 

Preparación del glaseado de queso y arándano

Paso 1

En un bol, juntamos el queso con la leche. Mezclamos bien con un tenedor o unas varillas, hasta que el queso y la leche se integren

Paso 2

Añadimos el azúcar glass para aportar el espesor deseado

Paso 3

Vertemos el glaseado por encima de nuestros rollitos, ya a temperatura ambiente

Paso 4

Calentamos un poco de mermelada en el microondas, unos diez segundos, para que obtenga una consistencia más líquida. Dejamos unos minutos para que pierda el calor y repartimos por encima del glaseado de queso

Paso 5

Por último, decoramos con algún arándano fresco