Las Recetas


Tronco ecológico de Navidad

Isabel Rodrigo Opazo


INGREDIENTES

  • Para las setas de merengue: Dos claras de huevo
  • 120 gramos de azúcar
  • Caco en polvo sin azúcar
  • Para el bizcocho genovés: Cuatro huevos
  • 100 gramos de azúcar
  • 100 gramos de harina de respostería
  • Un pellizco de sal
  • Para el relleno: 300 ml de nata para montar
  • Tres cucharadas de azúcar
  • Mermelada de fresa Extra ecológica Helios
  • Mermelada de melocotón Extra ecológica Helios
  • Para la cobertura de chocolate: 200 gramos de chocolate de cobertura
  • 50 gramos de mantequilla
  • 200 ml de nata para montar
  • Para la corteza del tronco: 180 gramos de chocolate con leche fondant
  • Para la decoración: pistachos triturados
  • Grosellas
  • Azúcar glas

Instrucciones:

 

Setas de merengue

Paso 1

Batimos las claras con una batidora de varillas hasta que espumen. Añadimos el azúcar a cucharadas, esperando 30 segundos entre cada cucharada. Cuando acabemos con el azúcar, seguimos batiendo ocho minutos más

Paso 2

Pasamos el merengue a una manga pastelera. Sobre una bandeja forrada con papel de horno, vamos haciendo las setas: el pie de la seta lo hacemos presionando ligeramente y subiendo la manga hacia arriba, y el sombrero, colocando la manga recta y presionando para que se vaya formando el sombrero

Paso 3

Espolvoreamos un poco de cacao en polvo sin azúcar y metemos la bandeja en el horno precalentado a 180 grados, durante 120 minutos. Pasado ese tiempo, retiramos la bandeja del horno y dejamos que enfríen

Paso 4

Cuando estén frías, cogemos los sombreros del merengue y les hacemos un pequeño agujero con la punta de un cuchillo. Ponemos un poco de chocolate fundido y unimos los pies con los sombreros. Podemos dejar las setas hechas del día anterior, guardadas en recipientes herméticos, no en frigorífico)

 

Bizcocho genovés

Paso 1

Precalentamos el horno a 180 grados, con calor arriba y abajo

Paso 2

Separamos las claras de las yemas. Batimos las claras con la batidora de varillas e incorporamos el azúcar poco a poco, hasta que veamos que va blanqueando y que aumenta su volumen

Paso 3

Batimos las yemas y las incorporamos cuidadosamente a las claras

Paso 4

Añadimos la harina tamizada y envolvemos cuidadosamente la mezcla hasta que esté totalmente integrada

Paso 5

Vertemos la preparación en una bandeja de horno de 30×35 centímetros, aproximadamente, forrada con papel de hornear y horneamos durante 12 minutos

Paso 6

Humedecemos un paño, lo escurrimos bien y lo extendemos sobre la mesa. Colocamos sobre él el bizcocho y retiramos el papel. Hacemos un corte longitudinal un poco más abajo de su mitad

Paso 7

Enrollamos el bizcocho con sumo cuidado con la ayuda del paño, que iremos tensando poco a poco. Lo enrollaremos por su lado más estrecho. Dejamos enfriar a temperatura ambiente

 

Nata montada

Paso 1

Ponemos la nata en un bol (que esté muy fría) y batimos con batidora de varillas a velocidad baja, hasta que coja un poco de volumen

Paso 2

Cuando empiece a volverse más cremosa, añadiremos el azúcar poco a poco, sin dejar de batir

Paso 3

Sabremos que la nata se ha montado correctamente cuando al levantar las varillas, se formen picos. Reservamos en frío

 

Cobertura de chocolate

Paso 1

Ponemos a hervir la nata y, cuando esté lista (hirviendo), la retiramos del fuego. Agregamos el chocolate troceado y la mantequilla. Dejamos reposar unos minutos y removemos con una cuchara hasta lograr una crema homogénea. Dejamos reposar unos minutos hasta que la crema esté bastante espesa

 

Cobertura en forma de tronco

Paso 1

Derretimos el chocolate al baño María

Paso 2

Extendemos sobre un papel de horno con una espátula hasta que nos quede bien fino (unos dos milímetros)

Paso 3

Colocamos otro papel de horno encima y enrollamos. Lo metemos en el congelador mientras montamos el resto de la tarta

 

Montaje

Paso 1

Desenrollamos el bizcocho y extendemos primero sobre la superficie más grande mermelada de melocotón, y sobre la pequeña mermelada de fresa. La nata montada la usaremos en ambas mitades

Paso 2

Enrollamos con cuidado los dos troncos, poniéndolos de pie uno junto al otro

Paso 3

Extendemos el chocolate por encima de los troncos, ayudándonos de una espátula

Paso 4

Sacamos del congelador la lámina de chocolate y la desenrollamos, dejando que se rompa en trocitos, pegándolos a los troncos de chocolate para imitar la corteza

Paso 5

Espolvoreamos a nuestro gusto por encima los pistachos troceados y el azúcar glas

Paso 6

Decoramos con las setas y unas grosellas

 

¡Una receta laboriosa pero de un resultado espectacular!